¿La contaminación te hace gordo?

Los investigadores están cada vez más interesados en estudiar los efectos de una amplia gama de contaminantes químicos, incluidos los plaguicidas (DDT), los retardantes de llama (PCB), los plásticos y los envases de alimentos (bisfenol A y ftalatos). Estos contaminantes, denominados «disruptores endocrinos», se sospecha que tienen principalmente un impacto negativo en la función reproductiva.

También pueden estar involucrados en enfermedades de adultos como la diabetes tipo 2 y la obesidad. La originalidad de estos disruptores ambientales es que ya no es la dosis la que produce el veneno, sino el período durante el cual se administra. La exposición del feto a los contaminantes químicos durante el embarazo tiene efectos tardíos, que se manifiestan en la infancia, la adolescencia y la edad adulta.

Según datos experimentales, puede causar interrupciones en el metabolismo de los carbohidratos y los lípidos. Por lo tanto, el sedentarismo, los excesos y los desequilibrios alimentarios no pueden ser las únicas causas de la epidemia mundial de enfermedades metabólicas. Por supuesto, esto no significa que la responsabilidad individual por el comportamiento individual no pueda ser excluida!

En Francia hay 14 millones de personas con sobrepeso (principalmente depósitos de grasa visceral en el cinturón abdominal, los muslos y las caderas) y 6,5 millones de personas obesas (32% y 14,5% mayores de 18 años, respectivamente). . La incidencia de la diabetes se duplicó entre 2000 y 2008. La prevalencia de patologías metabólicas (asociadas a la obesidad, la hipertensión, los niveles anormales de lípidos y carbohidratos en la sangre) es de entre el 16 y el 22,5% en los hombres, entre el 11 y el 18,5% en las mujeres…

lea  Supresores del apetito: Los 6 más poderosos y efectivos