¿Como aumentar su testosterona?

La testosterona es una hormona sexual esteroidea, asociada instantáneamente con su importancia para la salud y el balance masculino en general. Influye en numerosos procesos vitales, tales cómo la vida sexual, la energía y el vigor, el estado de ánimo, e incluso el crecimiento de huesos y masa muscular.

La disminución de la testosterona puede significar numerosas afecciones para cualquier hombre, y sus síntomas pueden estar más presentes de lo que se imagina en la vida diaria. Entre ellos se encuentran disminución de la masa muscular y resistencia física, descenso del deseo sexual, disfunción eréctil, agrandamiento de las mamas, entre otros.

A pesar de que hay un declive normal con la edad en los valores de testosterona en sangre, también influyen algunos aspectos de la rutina que pueden traducirse en su descenso.

La buena noticia es que existen varias formas de aumentar los niveles de testosterona de forma natural, incluyendo suplementos que estimulan la producción de testosterona de forma orgánica, y que funcionan junto a cambios en el estilo de vida que puede encontrar acá.

¿A quién sirve la testosterona?

La testosterona es particularmente útil para hombres que sospechan estar padeciendo síntomas de déficit de testosterona, que puede manifestarse en disminución del deseo sexual o desmejora del desempeño sexual, descenso de los niveles de energía, virilidad y resistencia física e incluso si desean aumentar su masa muscular y redistribuir su grasa corporal de una forma más masculina.

Dado que el déficit de testosterona involucra síntomas físicos, psíquicos, sexuales y de la composición corporal en general, queda claro que puede afectar considerablemente la calidad de vida.

Existen diversas formulaciones químicas en varias presentaciones para administrar testosterona de forma exógena, pero también cuentan con riesgos y contraindicaciones que deben ser evaluadas por el médico antes de decidir la terapia con ellas. También, progresivamente se han desarrollado suplementos naturales con ingredientes ampliamente utilizados en la medicina ancestral para estimular la producción de testosterona de manera orgánica y sin alterar el eje fisiológico, que pueden obtenerse sin receta.

Cualquier forma de administración externa de testosterona no garantiza resultados satisfactorios, si no se complementan con cambios importantes en el estilo de vida.

Las técnicas (naturales) para aumentar su índice de testosterona

La testosterona es una hormona altamente voluble, que puede verse afectada por diversas condiciones, tanto internas como ambientales. Existen diversas maneras de aumentar la producción de testosterona de forma natural, especialmente útiles para quienes no desean los efectos adversos y riesgos de seguridad que conllevan terapias más fuertes.

Perder grasa y mantener un peso equilibrado

La obesidad está directamente relacionada con la disminución de los niveles de testosterona libre, pues esta hormona regula la distribución y función del tejido graso (o adiposo) y el metabolismo de los ácidos grasos. A su vez, la testosterona, por ende, afecta dramáticamente la propensión a sufrir síndrome metabólico y otros padecimientos cardiovasculares.

El exceso de grasa corporal también puede alterar la relación estrógeno-testosterona de forma perjudicial para la hormona masculina.

Mantener un peso ideal también está correlacionado con mantener una alimentación balanceada. Existen ciertos nutrientes como la vitamina D, y minerales como el magnesio y el zinc, necesarios para el metabolismo adecuado de la testosterona y su procesamiento en el cuerpo. Por el contrario, el exceso de carbohidratos complejos y azúcar disminuye de manera considerable la testosterona y aumenta la resistencia a la insulina, ocasionando varios factores que se relacionan con la aparición de problemas metabólicos que pueden afectar seriamente la salud en general.

Lógicamente, cualquier medida que le haga perder grasa y llegar al peso ideal, también puede impactar de manera positiva los niveles de testosterona circulante.

 Dormir bien (7 a 8 horas por día)

La testosterona está estrechamente relacionada con el patrón de sueño fisiológico del ser humano. Por tanto, existe una retroalimentación asociada con dormir adecuadamente, y la secreción normal de testosterona. La mayor parte de la producción de testosterona se produce durante el sueño, por lo que es lógico asumir que si no se duermen las horas necesarias, sus índices no serán óptimos.

Puede haber un efecto de aumento normal en el índice de testosterona tan solo procurando dormir adecuadamente, por lo menos 8 horas cada noche.

Evitar el estrés al máximo

La llamada “hormona del estrés”, el cortisol, está relacionado de forma inversamente proporcional a los niveles de testosterona en sangre en seres humanos. Por tanto, con tan solo tratar de llevar un ritmo de vida más pausado, evitando dejarse llevar por los ajetreos de la rutina moderna y el estrés que esta conlleva, se puede contribuir a mantener niveles de testosterona adecuados.

Preferir el ejercicio físico intenso

Se ha comprobado que el ejercicio físico de alta intensidad a intervalos funciona mejor que el ejercicio progresivo y pausado, cuando se trata de elevar los niveles de testosterona.

Por esto, si se busca incrementar los valores de la hormona sexual masculina, se debe dar preferencia a intensidad del esfuerzo físico, en lugar de enfocarse solo en su duración.

No tomar alcohol, o disminuir su ingesta

Uno de los múltiples efectos perjudiciales del exceso de alcohol en el cuerpo está relacionado con la testosterona. En diversos estudios clínicos se ha reportado la disminución de la hormona sexual masculina, de forma proporcional al consumo crónico o masivo de bebidas alcohólicas.

 ¡Una vida sana para un índice de testosterona óptimo!

El cuerpo lleva un cuidadoso balance para mantener todo funcionando a tope. Puede ocurrir que ciertas condiciones internas o situaciones externas, afecten una sustancia tan vital para los hombres cómo es la testosterona. Si a esto se agrega, que una ligera disminución con el envejecimiento es normal, el riesgo de padecer los síntomas de déficit de testosterona se intensifica cada día que nos alejamos de un estilo de vida saludable.

En ocasiones, se puede dar por sentado el hecho de que la testosterona y otras hormonas necesarias se producen normalmente, y no hacer nada de nuestra parte para mantenerlas en niveles adecuados. Esto puede convertirse en un error enorme porque incluso, si se toma testosterona de forma exógena como suplementación, sin modificaciones en el estilo de vida no hay garantías de que todo funcionará adecuadamente en cuanto a su producción, regulación y absorción.

Un aspecto curioso es que los cambios necesarios para conseguir valores óptimos de testosterona circulante no son drásticos ni ameritan mucho esfuerzo, dinero o tiempo. Por esto, la invitación es a fomentar una vida sana en todos los aspectos posibles, para ayudar al organismo a mantener un eje tan preciado, cómo es el del funcionamiento hormonal adecuado y normal.

 

Referencias

Alvarez Alvarez, A., Gonzalez Suarez, R., Marrero Falcón, M. (2010). Papel de la testosterona y el cortisol en el sindrome metabólico y la diabetes mellitus tipo 2. Revista Cubana de endocrinología. 21(1)

Figueroa Valverde, L., García Cervera, E., Diaz Cedillo, F., Camacho, A. (2009). Correlación entre testosterona, presión sanguínea, índice de masa corporal y edad en varones jóvenes. Revista internacional de andrología. 7(3): 142-149.

Martinez-Gonzalez, D., Ávila, M., Lemini, C. (2004). Hormonas sexuales y sueño. Revista Facultad de Medicina UNAM. 47(2): 58-63.

Evagianny Contreras

M.D. with over four years of clinical experience. Medical writer and translator. Native in Spanish, fluent in English and French. (Doctor graduado : Universidad del Zulia - Medico Domaine - Medicin)